Ana María Rodriguez

foto-ana
El primer contacto que tuve con el swing fue al asístir a un taller que vi en In&Out  un sábado por la tarde. El ambiente que encontré me parecio estupendo, el trato de los profesores Fermí y Odina fue amable y cercano, la explicación de los pasos fue fácilmente entendible y muy paciente, sobre todo con los que, como yo,  nunca habíamos dado ni un paso de swing, se notaba que enseñaban algo que les encantaba, mucho más de lo que esperaba encontrar en ese taller. Sobra decir que quedé enganchada por el swing y su música, por los profesores y sus  clases y que ahí estoy, sigo asistiendo a clases de Lindyhop y yendo a bailar cuando me es posible. Os lo recomiendo de veras, quedaréis en cantados con el ambiente, el trato y el nivel profesional de los monitores, Fermí y Odina.
Anuncios

Autor:

Aprender por dentro, para vivir por fuera